Emina Ribera nocturna

Compromiso total con la sostenibilidad, el medio ambiente y preocupación por el cambio climático

El CIVE (Centro de Interpretación Vitivinícola Emina), construido en 2005 y sede central de Bodegas Familiares Matarromera, constituye el primer proyecto integrado de desarrollo sostenible y es un ejemplo de la apuesta del Grupo por aplicar la ecoeficiencia en todas  sus instalaciones  siguiendo principios de sostenibilidad ambiental.

Construcción sostenible

El edificio es un ejemplo de construcción sostenible donde se   aplican los principios de eficiencia energética y el empleo de   energías renovables:

  • Energías renovables utilizadas: Solar fotovoltaica y biomasa
  • 90 % de Demanda energética cubierta por Energías renovables
  • 60% de espacios del edificio con luz natural
  • 100% de recuperación de agua
  • Sistemas de climatización: Calefacción  y refrigeración; sistema de refrigeración pasiva con orientación norte en zonas con menores requerimientos térmicos y/o lumínicos

Disminución de la huella hídrica

  • Empleo de Buenas Prácticas Enológicas en bodega y cumplimiento riguroso de la normativa ambiental.
  • En la fase de agricultura se utiliza el riego por goteo para economizar agua al máximo.
  • Empleo en bodega de equipos y sistemas que permiten ahorro de agua.
  • Utilización de máquinas hidrolimpiadoras de bajo consumo.
  • Uso de sistemas de riego de alta eficiencia y ahorro para el Jardín de Variedades de Vid.
  • Empleo de sanitarios de bajo consumo.
  • Tratamiento, recuperación y reutilización de las aguas residuales tanto sanitarias como del proceso productivo en la  Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR).
  • Aprovechamiento de aguas pluviales recogidas en toda la superficie de la parcela, canalizadas hacia el pozo de sondeo y las balsas de la EDAR.

Utilización de energías renovables

  • Aprovechamiento al máximo de la Iluminación natural solar en todas las dependencias
  • Estructuras y aislamientos térmicos totalmente optimizados para disminuir las necesidades de climatización.
  • Disposición racional de las dependencias, con áreas de menores requerimientos energéticos con orientación Norte.
  • Empleo de energías alternativas renovables como suministro de las demandas y requerimientos energéticos del CIVE mediante:
  • Paneles fotovoltaicos localizados en el exterior de la edificación (potencia total 267 Mw) y en la parte superior de la cubierta del área de elaboración, con orientación Sur para el máximo aprovechamiento y captación de la insolación.

Disminución de la huella de carbono

Se dispone de una caldera de biomasa: empleando como   fuentes de energía materiales residuales del proceso   productivo vitícola (sarmientos, restos leñosos de la poda de   la vid) y enológico (barricas obsoletas, palets rotos…), con elevado poder calorífico. Dicha caldera consta de un filtro de partículas en la chimenea de combustión que retiene las mismas y evita su expulsión a la atmósfera, minimizando así la contaminación.

El empleo de biomasa contribuye a reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera, principal causante del efecto invernadero. Los sistemas de generación de energía por biomasa dan lugar a “balance neutro de emisiones de CO2“ ya que la combustión de biomasa produce agua y CO2, pero la cantidad emitida de este gas, fue captada previamente por las plantas durante su crecimiento.

parra

Bodegas Familiares Matarromera se ha convertido en el primer grupo bodeguero español en certificar el cálculo de la Huella del Carbono en algunos de sus productos

Gestión de residuos

La gestión de los residuos varía en función del tipo y naturaleza   de los mismos:

  • Papel, cartón, plástico y vidrio: se separan del resto de residuos   y se almacenan de forma diferenciada hasta recogida por parte de un gestor autorizado.
  • Barricas, palets, envases de madera, restos leñosos de poda: se recogen y trituran para su empleo como fuente de energía en la caldera de biomasa
  • Raspón, restos orgánicos de cultivos: se trituran y descomponen para su empleo como abono en las parcelas.
  • Los orujos se destilan para la obtención de aguardientes y licores y posteriormente se someten a proceso de extracción de polifenoles de los orujos agotados; finalmente se emplean como abono orgánico.
  • Las aguas residuales sanitarias y resultantes del proceso productivo enológico son tratadas en la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) y posteriormente pueden emplearse como agua de riego para el Jardín de Variedades de la Vid del CIVE.